EL CUERPO DOLOR -Eckhart Tolle

Alimentación-Saludable-y-Enfado

 

“La auténtica espiritualidad pasa por un proceso de sanación del cuerpo emocional.”- Fanny Van Laere

 

En éste fragmento del best seller “El Poder del Ahora”Eckhart Tolle nos habla del “cuerpo dolor”. He elegido ese fragmento para compartirlo aquí en mi blog para tejer y juntar así distintos códigos que hablan de lo mismo y llevar un poco de luz a ése tema.

Lo que él llama “cuerpo dolor”, John Bradshaw, autor del best seller “Volver a Casa”,  lo llama el “niño herido”. Leonard Orr, padre fundador del Rebirthing, lo llama el “cuerpo emocional”. Carl Jung creo que lo llamaba “sufrimiento legítimo”.

Es ese dolor, ese sufrimiento del que no tenemos escapatoria. Suele ser ese dolor reiterativo en nuestras vidas. Que vuelve y vuelve a repetirse en distintas formas y situaciones pero es el mismo, como si tratara de decirnos alguna cosa que no acabamos de entender. Y sí, así es, el dolor vuelve y seguirá viniendo hasta que entendamos el mensaje. Y esa es exactamente la función del Rebirthing y de las distintas herramientas, métodos, terapias, talleres que tanto abundan hoy en día. Incluso el sentido original de la toma de medicina sagrada.

Esa es la razón por las que dejar de huir de nuestra sombra y adentrarnos en ella, con ayuda y guia adecuada, nos permite liberarnos de ella y recuperar el poder para ser más libres.

La gente a menudo entiende mal y cree que esto se trata de mirar al pasado. El pasado no existe como pasado, el pasado está sucediendo aquí y ahora. Y es así porqué al haber sido reprimido no se ha resuelto y sigue ahí, en forma de “niño herido”, “cuerpo dolor”, “sufrimiento legítimo” o “cuerpo emocional”. Distintas maneras de llamar la misma cosa.

 

“En tanto eres incapaz de acceder al poder del Ahora, cada dolor emocional que experimentas deja detrás de sí un residuo de dolor que vive en ti. Se mezcla con el dolor del pasado, el cual ya esta allí, y se instala en tu mente y en tu cuerpo. Esto, por supuesto, incluye el dolor que sufriste en tu niñez, causado por la inconciencia del mundo dentro del cual naciste.
El dolor acumulado es un campo energético negativo que ocupa tu cuerpo y tu mente. Si lo piensas como una entidad invisible con su propio derecho a existir, te estás acercando bastante a la realidad. Es el cuerpo del dolor emocional. Tiene dos formas de ser: dormido y activo. Un cuerpo-dolor puede permanecer dormido un 90% del tiempo. Sin embargo, en una persona profundamente infeliz, puede estar activo en un 100% del tiempo. Algunas personas viven casi enteramente a través de su cuerpo-dolor, mientras que otras tal vez lo experimenten solamente en ciertas situaciones, tales como en vínculos íntimos, o situaciones ligadas con pérdidas pasadas o abandonos, heridas físicas o emocionales, etc. Cualquier cosa puede dispararlo, particularmente si resuena con un patrón de dolor de tu pasado. Cuando está listo para despertarse de su estado de sueño, incluso un pensamiento o un inocente comentario hecho por alguien cercano a ti puede activarlo.
Algunos cuerpos-dolor son tremendamente desagradables pero relativamente inofensivos, por ejemplo, como un niño que no para de lloriquear. Otros son monstruos viciosos y destructivos, verdaderos demonios. Algunos son físicamente violentos, muchos otros son emocionalmente violentos. Algunos atacarán a personas cercanas o de tu entorno, mientras que otros te atacarán a ti, su huésped. Los pensamientos y los sentimientos que tienes acerca de tu vida se vuelven entonces profundamente negativos y autodestructivos. Las enfermedades y los accidentes muy a menudo son creados de ésta forma. Algunos cuerpos-dolor llevan a sus huéspedes al suicidio.
… Estate atento a cualquier signo de infelicidad en ti mismo, en la forma que sea – podría ser el cuerpo-dolor que se está despertando. Esto puede tomar la forma de irritación, impaciencia, un estado de animo sombrío, un deseo de lastimar, furia, queja, depresión, una necesidad de tener un drama en tu vínculo, y así. Agárralo en el momento en que se despierta de su estado de sueño.
El cuerpo-dolor quiere sobrevivir, tal como cualquier otra entidad que existe, y sólo puede sobrevivir si consigue que tú, inconscientemente, te identifiques con él. Entonces él puede levantarse, conquistarte, “convertirse en ti”, y vivir a través de ti. Él necesita conseguir su “comida” a través de ti. Él se alimentará de cualquier experiencia que resuene con su propia energía, cualquier cosa que cree un poco más de dolor en la forma que sea: furia, destructividad, odio, duelo, drama emocional, violencia e incluso enfermedad. De modo que el cuerpo-dolor, cuando te ha conquistado, creará una situación en tu vida que refleja de vuelta su propia frecuencia de energía para alimentarse de ella. El dolor sólo puede alimentarse de dolor. El dolor no puede alimentarse de dicha. Le resulta bastante indigesta.
Una vez que el cuerpo-dolor te ha conquistado, tú quieres más dolor. Te conviertes en una víctima o en un perpetrador. Quieres provocar dolor o quieres sufrir el dolor, o ambos. En realidad no hay mucha diferencia entre los dos. Tú no estás consciente de esto, por supuesto, y clamarás vehementemente que no deseas el dolor. Pero mira de cerca y encontrarás que tu pensamiento y tu actitud están diseñados para mantener el dolor, para ti y para otros. Si estuvieras verdaderamente consciente de ello, el patrón se disolvería, porque desear más dolor es locura, y nadie puede estar loco conscientemente.
El cuerpo-dolor, el cual es la sombra oscura proyectada por el ego, en realidad le tiene miedo a la luz de tu conciencia. Tiene miedo de que lo descubran. Su supervivencia depende de tu identificación inconsciente con él, así como de tu miedo inconsciente a enfrentar el viejo dolor que vive en ti. Pero si no lo enfrentas, si no traes la luz de tu conciencia hacia el dolor, serás forzado a vivirlo una y otra y otra vez. El cuerpo-dolor puede parecerte como un monstruo peligroso al que no puedes soportar mirar directamente, pero te aseguro que es un fantasma insustancial que no puede permanecer frente al poder de tu presencia.
Algunas enseñanzas espirituales declaran que todo dolor es en última instancia una ilusión, y eso es cierto. La pregunta es: ¿Es eso cierto para ti? Una mera creencia no lo convierte en realidad. ¿Quieres experimentar dolor por el resto de tu vida y seguir diciendo que es una ilusión? ¿Eso te libera del dolor? Lo que nos ocupa en este caso es, cómo puedes hacer para darte cuenta y realizar esta verdad – o sea, hacerla real en tu propia experiencia.
Así que el cuerpo-dolor no quiere que tú lo observes directamente y lo veas tal cual es. El momento en que lo observes, siente su campo energético dentro de ti, y lleva tu atención hacia eso, entonces la identificación se rompe. Una dimensión de conciencia superior ha entrado. Yo la llamo presencia. Ahora tú eres el testigo o el observador del cuerpo-dolor. Esto significa que ya no puede usarte simulando ser tú, y ya no puede alimentarse a través de ti. Has encontrado tu mayor fuente de fuerza interior. Has accedido al poder del Ahora.”

Eckhart Tolle,  El Poder del Ahora.

 

 

Anuncis

La Masturbació 

En aquesta societat hipersexualitzada, paradoxalment, vivim en un analfabetisme sexual flagrant.

En aquesta societat patriarcal on el cos de la dona sobretot i de l’home també són tractats com objectes sexuals especialment per la publicitat, però també pel cinema i la indústria pornografica, existeix un profund desconeixement sobre la nostra energia sexual.

Si volem resoldre una gran part del problema de la violència contra les dones i la violència sexual i de gènere en general hauríem d’abordar aquest tema d’una vegada i per totes.

El dogma del racionalisme empíric fruit de la cosmovisió materialista imperant són l’origen del patriarcat. Tot el que surti d’aquest esquema és esotèric. Continuem en la mentalitat medieval de la inquisició i la caça de bruixes.

Recordo, en un dels meus viatges a Índia, que vaig estar parlant amb adolescents que em comentaven com molts joves no es masturbaven ni tenien relacions sexuals fins als vint anys o més tard. Per això embogien al veure occidentals destapades o coses més greus.

Tots els abusos sexuals perpretats per l’església són deguts al celibat sense conèixer l’alquimia interna de l’energia sexual.

Si volem erradicar el problema del masclisme hem de començar a abordar l’educació sexual desde una visió més taoista o yoguica.

Fins que no abandonem el materialisme seguirà havent patriarcat.

El fred i buit del desamor.

​La vida és una flama que crema. Cadascú de nosaltres és una espurna d’aquesta flama a la terra. El foc de la vida crema fins que s’apaga pel buit i fred que ens envolta de l’univers. I pot cremar per només uns instants o per quasi una eternitat com el Sol i les altres estrelles. 

El Sol escalfa la vida a la terra i la Terra ens sosté. Les espurnes de les nostres vides cremen al seu regas. Com si de l’amor d’un pare i una mare es tractés. 
Cultivem el foc d’aquesta espurna de vida que tenim. No deixem que s’apagui pel fred i buit del desamor. 
Totes aquestes flames que es van apagar ahir han estat apagades pel foc extingit pel fred i buit del desamor de les ànimes assassines.
Cuidem la flama de l’amor, de la vida que crema dins nostre, com cuidem el foc durant el fred de  l’hivern, no sigui que s’apagui i ens tornem com ells.

Sanar nuestro niño herido

  Hoy quiero compartir una de mis prácticas, especialmente con aquellas personas que tuvimos una gestación difícil dentro del vientre de nuestra madre o bien hemos sufrido algún tipo de abandono en nuestra infancia. (O sea, casi todo el mundo).

  Cualquiera que sea la forma en la que se manifieste ese día el dolor del abandono de mi niño herido, en cuanto puedo, me meto en la bañera con agua caliente y entro en contacto, invoco y visualizo la madre divina.

  Las cualidades de la tierra y el agua son femeninas ; no exclusivas de la mujer, pero sí de las cualidades femeninas intrínsecas de la mujer. La tierra sostiene incondicionalmente y el agua nutre de igual manera. Nuestra Madre Tierra es nuestra madre divina aquí y ahora.

  Por eso, una bañera de agua caliente es la representación perfecta del útero de nuestra madre. Y con la actitud adecuada y respirando consciente y conectadamente podemos sanar poco a poco las heridas de nuestro niño interior, como lo llama John Bradshaw. O sí preferís llamarlo de otro modo, nuestro cuerpo emocional, como lo llama Leonard Orr o cuerpo dolor, como lo llama Edgar Tolle.

(Son diferentes nombres que se le han dado a nuestra memoria celular. La manifestación de memorias inconscientes en nuestro cuerpo en forma de emociones que condicionan y limitan nuestras relaciones, en definitiva, nuestras vidas.)

  Como suele pasarme en estos casos, como ya estoy alterado, mi mente está agitada, es decir, dispersa. Esa no es la actitud adecuada. Por eso me pongo a repetir internamente mi mantra preferido Om Namaha Shivaya como solución de emergencia para calmar mi mente y funciona. Aunque también llevo muchos años practicando meditación y kriya yoga y eso ayuda un montón.

  Entro en el agua caliente de la bañera y recibo el calor y el abrazo del agua como lo que realmente es : el abrazo de mi madre divina, que me ama y sostiene incondicionalmente cada día, aquí y ahora. Y poco a poco dejo que mi cuerpo se relaje en sus brazos, en ese abrazo uterino. Generalmente, después de un tiempo, empiezo a respirar espontáneamente de forma circular y entro en un ciclo energético de la respiración consciente del Rebirthing hasta completarlo. He aprendido a llorar bajo el agua con el tubo de snorkel, a veces me da por ahí, a veces entro en comunión con la madre divina, a veces tengo memorias intrauterinas o conecto con el enfado o amor hacia mi madre, cada vez es distinto. Y poco a poco, voy sanando esas memorias, ese dolor. Y aquella situación que me parecía insoportablemente dolorosa de repente encuentro otra perspectiva, otra visión para resolverla. O aquella persona que parecía el demonio causante de todos mis males deja de ser tan amenazante y recupero el poder de esa situación asumiendo mi responsabilidad.

  En la escuela de Leonard Orr recomendamos haber tomado unas diez sesiones de alta calidad por la nariz con un renacedor cualificado antes de respirar un ciclo energético por la boca en la bañera. Aunque no siempre es así.

  Aun así, podéis experimentar ese abrazo y rendiros conscientemente a él cuando os metáis en vuestra bañera de agua caliente, aunque no respiréis conectadamente. Os sorprenderéis.

  Esa es una práctica similar a la que hacemos en los temazcales tradicionales, cuando son guiados por abuelos, abuelas o herman@s que conocen y respetan el camino rojo.

  Trabajar con nuestro niño interior es una práctica ancestral conocida por sabios desde hace milenios y es el camino para volvernos verdaderos adultos.

  Vivimos en un mundo de niños heridos. Sólo hace falta mirar a nuestro alrededor, y a nosotros mismos. Hay poquitos adultos de veras.

Om Namaha Shivaya

Paz, simplicidad y amor.