Bypass emocional – Fabiana Fondevila


Probablement és el tema més recurrent per mi aquests darrers temps. És fàcil caure-hi, i ho dic per experiència pròpia. És quelcom que es cura a base d’hòsties ben donades. I la vida mateixa sol donar-les ben fortes. L’antídot és endinsar-nos en la pròpia merda. Ben en dins d’allò que hom no vol sentir. Ben en contacte amb la nostra vulnerabilitat, desmuntant tota cuirassa. Quan estem ja ben estovats sorgeix una humilitat verdadera. Desmuntant tota aquesta autoimatge de mentida. Sovint creada amb títols i diplomes, tant d’oficials com d’alternatius. I el que he vist moltes vegades, la necessitat de crear-se una clientela per tal de subsistir.

Tot i que la immensa majoria de gent viu desconnectada de les seves emocions en un grau o un altre, el bypass té la característica específica dels que hem iniciat el camí de  l’autoindagació i alguna pràctica específica. És molt habitual que davant l’emoció dels primers avenços tendim a creure’ns més avançats del que realment estem. Volent anar massa de pressa. O ,una altra opció, és que quan la cosa es comença a posar més difícil deixem el procés a mitges i ens instal·lem en aquest estadi intermig. El bypass emocional té una característica específica i és que la persona ja té un grau de consciència i d’autoconeixement. Per això lo de bypass. Sols que ens creiem més avançats del que realment estem i ens autointerpretem un paper que no és real. Una forma sofisticada d’autoengany. En certa manera ens construim una nova zona de confort. Però que en realitat és més un campament base per seguir endavant, doncs un cop començat el camí ja no hi ha volta enrere. No hi ha escapatòria possible.

Comparteixo aquí aquest article de Fabiana Fondevila, que ho explica divinament.


“¿Alguna vez recurriste a tu espiritualidad para evitar enfrentar un aspecto doloroso de tu vida? ¿Dejaste pasar abusos en nombre de la compasión? ¿Te escudaste en tus aspiraciones más elevadas para evitar sentir celos o enojo, por considerarlas emociones “poco espirituales”?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es sí, no estás solo. La mayoría de las personas que transitan el camino espiritual caen en algún momento, sin darse cuenta, en esta distorsión que el psicólogo estadounidense John Welwood bautizó “bypass espiritual” allá por 1984. De hecho, es una ocurrencia tan común en la cultura espiritual reinante, que muy pocos perciben su existencia y los peligros que trae aparejados.

Autores como Ken Wilber y Robert Augustus Masters incluso advierten que muchos consejeros religiosos y psicólogos transpersonales hoy promueven este error, con las mejores de las intenciones, al proponerle a quienes buscan su ayuda soluciones espirituales a problemas de otro origen (cognitivos, psicológicos, hasta corporales).

El psicoterapeuta Robert Masters dice en su libro Bypass espiritual: cuando la espiritualidad nos desconecta de lo que verdaderamente importa que nuestra dificultad para tolerar y hacer frente a nuestra sombra personal y colectiva es el motor que nos lleva a buscar la espiritualidad como refugio o solución fácil a nuestros problemas. En estos casos, las prácticas o creencias no ayudan a elevarnos sino a evitar el costoso tránsito por el auto-examen y la auto-observación, a acallar la voz interior que nos dice que algo no está bien, a barrer bajo la alfombra conflictos y dificultades que piden a gritos ver la luz del día.

Así lo describe John Welwood, quien acuñó el término a partir de lo que observaba en su comunidad de practicantes budistas, y en él mismo: “Cuando caemos en el ‘bypass spiritual’, usamos la meta de la iluminación o la liberación para racionalizar lo que yo llamo trascendencia prematura: intentar elevarnos por encima del costado crudo y desprolijo de nuestra humanidad antes de haberlo enfrentado verdaderamente y haber hecho las paces con él. Y entonces procuramos usar la verdad absoluta para descalificar nuestras necesidades humanas relativas, nuestros problemas psicológicos, nuestras dificultades vinculares o déficits de desarrollo. Creo que este es una especie de ‘peligro ocupacional’ del camino espiritual, dado que la espiritualidad conlleva la visión de ir más allá de nuestra situación kármica actual”.

¿De qué formas se manifiesta esta tendencia en las personas? En una actitud de desapego excesivo, la represión de ciertas emociones (la tendencia a “anestesiar” la tristeza o el enojo), o a través una compasión ciega, una inclinación exacerbada hacia lo positivo, ignorando o denostando la propia sombra (los aspectos mal vistos de uno mismo). En  casos más extremos, puede presentarse, incluso, como delirios de iluminación.

También se denomina a esta tendencia “inflación espiritual”, en referencia a la noción de que todo puede trascenderse a pura fuerza de luz y voluntad.  Pero ya lo decía C.G. Jung: “Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad”.

Un ejemplo de Welwood, en relación a la práctica del budismo en Occidente: “Si uno intenta practicar el desapego renegando de la propia necesidad de recibir amor, lo único que logra es desterrar esa necesidad al Inconsciente, donde posiblemente actúe y se manifieste de maneras potencialmente peligrosas”.

Explica el terapeuta: “Es fácil usar conceptos como ‘la verdad del vacío’ de una manera distorsionada. La enseñanza es que los pensamientos y las emociones no tienen existencia verdadera, que son apenas ilusiones del Samsara (el mundo de las formas), y por lo tanto, no debemos prestarles atención. ‘Debes reconocerlos como formas vacías y, atravesarlos sin más’, es el consejo que reciben los discípulos. Esto puede ser útil en el ámbito de la práctica, pero en situaciones de la vida, esas mismas palabras pueden ser usadas para reprimir o negar sentimientos que requieren nuestra atención. Lo he visto ocurrir en numerosas ocasiones”.

“Temo que lo que muchos budistas occidentales están practicando no es desapego, sino evitación del apego. Esto no es lo mismo que liberación del apego: es otra forma de apego: se apegan a la negación de sus necesidades humanas, por desconfianza en el amor” , subraya.

Este fenómeno se asocia en parte con la explosión de interés en la espiritualidad que acontece en los años 60 y la adopción por parte de Occidente de prácticas y saberes del Oriente; y también con la deformación de estas prácticas y creencias en lo que ha dado en llamarse “espiritualidad de consumo rápido”.

Pero no es privativo de las tradiciones orientales ni de sus prácticas; la oración también puede ser usada como una manera de evitar contactar con las heridas psicológicas y los dolores del corazón.

Lo cierto es que no hay nada instantáneo en el proceso de crecimiento espiritual. Quienes conquistan la madurez en este terreno lo hacen a fuerza de años de trabajo interior y transparencia, sabiéndose pequeños y falibles en cada paso del camino. En términos de Welwood, en ellos la fruta cae del árbol por su propio peso, en lugar de ser arrancada prematuramente de la rama.

Hay en estos seres añejados espiritualmente -sean monjes, maestros o barrenderos- una cualidad de integridad y de arraigo. No son almas descarnadas ni aparentan serlo. No están, ni se pretenden, más allá de nada. Por eso son capaces de abrazar la complejidad de quienes los rodean con amor, y mostrar el camino hacia una transcendencia real, sin atajos ni ilusiones de santidad, con simple vocación humana.

¿Qué más podríamos desear?”

Fabiana Fondevila

Extret de la web :  

https://lausinamistica.wordpress.com/2013/08/17/los-riesgos-del-bypass-espiritual/

Aprendre a respirar. Aprendre a viure. BIOFLORESTA 2016

Xerrada al BioFloresta avui sobre Rebirthing.

Amb Irene Recasens.

CASTELLANO:

Respirar es un acto reflejo , automático e inconsciente. Nuestra respiración es perfecta tal cómo es en éste instante presente y no hay que cambiar nada . Mediante la práctica del Rebirthing tomamos consciencia de nuestra respiración y poco a poco vamos descubriendo y tomando consciencia también de nuestros bloqueos. La respiración es el puente que une el inconsciente con el consciente en cada instante presente . Es el puente entre lo visible e invisible .

CATALÀ :

Respirar és un acte reflex, automàtic i inconscient. La nostra respiració és perfecte tal com és ara en aquest instant present i no cal canviar res. Mitjançant la pràctica del Rebirthing prenem consciència de la nostra respiració i poc a poc anem descobrint i prenent consciència també dels nostres bloquejos. La respiració és el pont que conecta el conscient amb el inconscient en cada instant. És el pont entre lo visible i lo invisible.