Sesiones de Rebirthing en agua fría

IMG-20170410-WA0012

Hoy me disponía a releer artículos de mi blog y escribir algo nuevo cuando he encontrado éste borrador de hace tres años. No me explico porqué no lo publiqué, aunque me imagino. El caso es que la semana pasada me di mi primer baño del año en una playa de Formentera y de manera espontánea me puse a respirar consciente y conectadamente. Y hoy, releyendo éste borrador, me decido a publicarlo con algunas correcciones. Ahí va : 

Hace tres años , en el retiro de la formación de la escuela Conexión Consciente con Irene Jové, Fanny Van Laere nos comentó como Leonard Orr adaptó la purificación espiritual que practican los yoguis de la India como Mahavatar Babaji a la vida moderna de Occidente. Específicamente en lo referente a la purificación con el agua, nos comentó como los yoguis de la India se bañan cada día en el río. Normalmente en el Ganges. Como suelen vivir arriba en las montañas del Himalaya os podéis imaginar que el agua estará más bien fría. Por supuesto que no se bañan en bañeras de agua caliente como hacemos nosotros en las sesiones de Rebirthing en un primer momento. La mayoría de nosotros no vivimos cerca de ríos. Y si es el caso, lo más probable es que el agua de estos ríos esté más que contaminada. Y si esto fuera poco, encima a la mayoría de gente no le apetece sumergirse en agua fría más allá del verano. 

Por todo esto, las sesiones de Rebirthing en agua fría no son muy populares ni muy habituales. En este artículo me gustaría compartir con vosotros lectores mi experiencia y mi visión al respecto. En primer lugar deciros que las sesiones de Rebirthing en agua fría son una práctica avanzada. Es preciso haber desbloqueado el mecanismo respiratorio con almenos diez sesiones por la nariz con un renacedor experimentado. Y haber experimentado luego sesiones en agua caliente por la boca con el tubo de esnorkel. En la formación que imparte actualmente Irene Jové en Catalunya, España, se incluye, en el módulo residencial de julio, la respiración en agua fría. Podéis verlo en el link más a bajo. 

En las sesiones en agua caliente podemos conectar más fácilmente con memorias intra-uterinas. Por otro lado, en agua fría podemos conectar más fácilmente con nuestro impulso inconsciente de muerte, lo cual suele resultar también poco agradable. Es algo que genera muchas resistencias, rechazo y miedo. Mi primera sesión en agua fría lo pasé fatal. Fue justamente en este retiro de la formación donde me atreví a repetir, pero esta vez yo solo. No lo pasé tan mal, pero no fue agradable. Más adelante me apunté a un taller específico de respiración en agua fría y allí, claro, no me pude escapar. Y, por cosas de la vida, fue una sesión preciosa, intensa y muy sanadora, donde me cambió el cuerpo y mi respiración completamente y recibí un sinfín de bendiciones. De hecho es ésta experiencia que me impulsa a escribir éste artículo. El aprendizaje del Rebirthing se basa en la experiencia. Y fue en ésta experiencia donde aprendí las excelencias de los baños en agua fría y como funciona su proceso.

En primer lugar aprendí que es importante la temperatura del agua así como la temperatura ambiente. El agua demasiado fría puede ser contraproducente. Especialmente la primera vez. Mejor experimentar con la temperatura del agua de una forma progresiva. Por otro lado es muy importante entrar en el agua muy conscientemente, en contacto con nuestra Ser, como una meditación . Sumergimos el cuerpo en el agua respirando conectada y conscientemente y centímetro a centímetro si no milímetro a milímetro. Dejando que el cuerpo se acomode y relaje en el agua en cada paso hasta sumergirnos completamente. Es posible que sintamos muy intensamente más una parte del cuerpo que otra, nos damos el tiempo que necesitemos. Una vez sumergidos completamente quizás estemos en tensión y temblando en algún momento, quizás el agua esté demasiado fría, esto depende de cada cuerpo y de cada momento. El objetivo es llegar a relajar el cuerpo en el agua fría y llegar a la integración flotando en el agua con la cabeza sumergida y respirando por la boca por el tubo. Transmutar este frío/tensión en relajación. Liberar todo este miedo y transmutarlo en aceptación y pulsión de vida. En todo el proceso de sumergirnos estamos respirando conectada y conscientemente. Siempre acompañados por un renacedor experto y con experiencia en sesiones en agua. Una vez hemos integrado, el frío se desvanece y nuestro cuerpo se relaja por completo en el agua. Suele ser un proceso muy intenso. A mi me llevó tres sesiones en agua fría experimentarlo, pero cada persona es distinta. Puede ser que a vosotras os cueste más o menos. De todas las sesiones que he experimentado esta fue una de las más intensas. Debéis entender que para mi fue un largo proceso llegar aquí. Pero también que, a pesar de que la práctica es muy concreta, no hay dos personas iguales y las experiencias son muy personales.

Os animo a experimentar esta aventura que es el camino de sanación y autoconocimiento que ofrece el Rebirthing dentro la línea de Leonard Orr y que ofrece Rebirthing International y Rebirthing International España a través de las distintas escuelas que imparten la formación en Europa así como en distintos países de América del Sud y en Estados Unidos. También podéis hacer la formación en Virgínia, Estados Unidos, en la casa de Leonard Orr, donde todo se inició.

Actualmente Irene Jové ha creado su propia escuela en Cataluña siguiendo la línea de Leonard Orr :

Rebirthing Jove
http://rebirthingjove.blogspot.com.es

Fanny Van Laere ha creado su propia escuela y desarrolado su propia línea en América del sud y en España.

Perquè anar a remenar el passat ?

20141030-123737.jpg

Catalan :

(Castellano más abajo)
La voluntat no es suficient.

Sovint, un moment o altre, sento aquesta pregunta : Perquè he d’anar a remenar el passat? Què en puc treure ara d’anar a investigar com va ser el meu part, la meva concepció , el meu alletament, la meva primera experiència a l’escola, etc,…? Certament, hom pot pensar que això és aigua passada.

Està ja ben demostrat com les primeres hores de la nostra vida influiran a la nostra percepció del món. Podeu trobar estudis avalats per prestigiosos científics així com per savis d’altres tradicions. Per altra banda, és popularment acceptat també com la nostra infància afecta a la construcció de la nostra personalitat i així doncs com ens desenvolupem a la nostra vida.

Les persones que s’acosten al Rebirthing, ho fan sovint quan passen per algun moment difícil, o, cansats de cometre una vegada i una altra els mateixos errors sentint-se atrapats. Hi ha quelcom que els condiciona i limita però no saben què és.

És habitual que l’origen d’aquestes limitacions sigui en episodis de la nostra vida que no recordem. És precisament aquest fet el que fa que condicioni el nostre comportament. El fet de repetir un patró de conducta nociva per nosaltres i els altres una vegada i una altra sense poder canviar-ho és fruit d’alguna experiència passada que rau en el nostre subconscient i que crida per ésser alliberada. El Rebirthing és una eina, com n’hi ha d’altres, que ens permet de portar a la llum de la consciència aquestes experiències per alliberar-les i donar-nos aleshores la opció de canviar aquests patrons de comportament nocius.

Castellano :
La voluntad no es suficiente.

A menudo oigo esta pregunta: Porque ir a remover el pasado? ¿Qué puedo sacar ahora de ir a investigar cómo fue mi parto , mi concepción , mi lactancia, mi primera experiencia en la escuela, etc, …? Ciertamente se puede pensar que esto es agua pasada.

Está ya bien demostrado como las primeras horas de nuestra vida influirán en nuestra percepción del mundo. Podemos encontrar estudios avalados por prestigiosos científicos así como por sabios de otras tradiciones. Por otro lado, es popularmente aceptado también como nuestra infancia afecta a la construcción de nuestra personalidad y así pues como nos desarrollamos en nuestra vida.

Las personas que se acercan al Rebirthing , lo hacen a menudo cuando pasan por algún momento difícil, o , cansados ​​de cometer una y otra vez los mismos errores sintiéndose atrapados . Hay algo que los condiciona y limita pero no saben qué es.

Es habitual que el origen de estas limitaciones esté en episodios de nuestra vida que no recordamos. Es precisamente este hecho el que hace que condicione nuestro comportamiento. El hecho de repetir un patrón de conducta nociva para nosotros y los demás una y otra vez, sin poder cambiarlo, es fruto de alguna experiencia pasada que radica en nuestro subconsciente y que nos grita para ser liberada. El Rebirthing es una herramienta , como hay otras , que nos permite llevar a la luz de la conciencia estas experiencias para liberarlas y darnos, entonces, la opción de cambiar estos patrones de comportamiento nocivos.

El Futur de l’esport.

ENTREVISTA AMB JADER TOLJA.

20140107-105716.jpg

Aquesta entrevista obre l’esperança a una concepció més holística, per tant, més real del cos en el camp de l’educació física i l’esport professional. Camp on massa sovint la concepció del cos encara és fragmentada, mecànica i antinatural.

Jo ja fa uns anys que practico Qi Qong, Tai Txi Txuan, yoga i darrerament he estat fent diversos cursos des de moviment autèntic , dansa contemporànea , mètode Feldenkrais sempre aplicant, explorant i ampliant els coneixements i experiència que m’han aportat el Yoga i el Tai Txi i sobretot anant més enllà en la transformació del meu propi cos. Tant des de l’enfoc de l’autosanació com el de desenvolupament de la tècnica i el màxim rendiment i eficàcia del meu cos i el meu ésser.

És una grata sorpresa veure plasmades en aquesta entrevista moltes de les meves pròpies experiències i pràctiques que duc a terme en les meves sessions de Qi Qong. Així que espero que us animeu a venir a practicar i experimentar aquesta pràctica tant com si voleu desenvolupar l’eficàcia del vostre cos en alguna pràctica esportiva com si solament voleu millorar la vostra salut.

Versión española de la entrevista concedida por Jader Tolja a la revista suiza para profesores de deporte ‘Macolin’

P: Para todas aquellas personas que practiquen deporte a nivel de competición, ¿conoce Vd. algún sistema diseñado para mejorar la práctica del deporte que sea distinto de las técnicas convencionales de entrenamiento?

R: Existen varias posibilidades. Los métodos tradicionales descuidan, o simplemente utilizan al azar algunos principios básicos del funcionamiento del cuerpo. La repetición mecánica de un movimiento haciendo deporte, como por ejemplo un penalti, tiene como objetivo desarrollar algún reflejo, por lo tanto el cuerpo lo “aprenderá” a fondo. Pero si se sabe cual es exactamente el reflejo implicado, entonces se puede trabajar con ello de una forma incluso más directa, haciendo que el cuerpo ejerza activa o pasivamente el movimiento que haga salir el reflejo de manera más clara. Si el penalti implica un reflejo contra-lateral se puede perfeccionar trabajando con el cuerpo según el esquema de reflejos cruzados que gobiernan los movimientos contra-laterales – aquellos que conectan el movimiento de un brazo a la pierna del lado opuesto – sin llegar a tocar la pelota. Luego, cuando el jugador intente de nuevo tirar la pelota percibirá una flexibilidad y una coordinación que anteriormente no tenía.

Esto ocurre porque cada persona, cuando repite mil veces un movimiento para perfeccionarlo, en realidad intenta reproducir solamente los esquemas que ya posee – con todas sus limitaciones. Conseguir evocar un reflejo más sofisticado, más efectivo, trabajando el cuerpo lentamente y a fondo fuera del contexto deportivo, significa permitirle posteriormente utilizarlo en el contexto deportivo de forma más eficaz.

P: Si en ambos casos son los reflejos quienes permiten que el movimiento sea más eficaz, ¿qué diferencia existe entre la repetición en el entrenamiento y los ejercicios corporales que se utilizan para enseñarle al cuerpo un movimiento más efectivo?

R: La posibilidad de trabajar con gran precisión en los reflejos profundos del sistema nervioso, que al entrenar y competir se evocan erróneamente, es un campo que ofrece unos márgenes inmensos de mejoría. El grado de accesibilidad a ciertos reflejos es lo que produce un campeón.

Cualidades como la implicación de todo el cuerpo o la “presencia” en cada momento están relacionadas con el hecho de que algunos campeones como Roberto Baggio, George Weah o Michael Jordan, tienen más acceso a los reflejos que están más desarrollados comparados con los de sus compañeros. En campeones de esa talla esto normalmente se da espontáneamente, pero como no existe ningún recurso humano que no pueda reproducirse – como los postulados neurolinguistas – si sabemos cual es el reflejo al cual el campeón tiene acceso, podemos enseñárselo o inducírselo a cualquier atleta que lo necesite. Podemos enseñarle a cualquier persona a reconocerlo como un reflejo, acceder a ello cuando sea necesario, utilizarlo, cultivarlo, convertirlo en más preciso y eficaz.

P: Pero en términos concretos, ¿cómo se interviene para evocar con precisión estos reflejos?

R: Aclaremos en primer lugar qué significa moverse dentro de un reflejo. Supongamos, si estamos sentados en una silla, doblamos la cabeza hacia atrás, teniendo en cuenta el punto en el techo a donde llega la mirada, luego intentamos tensar y estirar al máximo la planta del pie, de un solo pie durante varias veces para volver finalmente al movimiento inicial, observaremos cómo la cabeza ha adquirido mayor amplitud, elasticidad, ligereza (en este caso en el movimiento en el plano sagital). Para evocar un determinado reflejo- por ejemplo el de flexión – la actitud de todo el cuerpo cambia para moverse en ese plano porque el cuerpo nunca “piensa” de forma fragmentada. Lo que un experimento tan insignificante demuestra es que al realizar un movimiento que evoca el reflejo más funcional con la finalidad de mirar hacia arriba, también hemos evocado el programa del sistema nervioso que el cuerpo utiliza para ejercitar esa determinada función. Llevando al extremo esta lógica podemos imaginar el sistema nervioso como si fuese un ordenador de empresa que contiene una serie de programas. Algunos son más adecuados que otros para llevar a cabo ciertas funciones, pero todos sabemos que podrían realizar muchas otras con menor eficacia. Si se dirige un movimiento con el programa del sistema nervioso que no sea el más adecuado para esta función, en realidad se tiene el mismo desperdicio de energía y de eficacia que se tendría si se llevase a cabo el presupuesto de la compañía con un programa escrito a mano. Se puede, es un milagro que se ve a diario, pero si se conoce el reflejo más adecuado para un determinado movimiento, entonces habrá infinidad de variedades para evocarlo. Por ejemplo, el movimiento del cuello y la planta del pie indicado anteriormente pertenece al mismo “programa” (me estiro, me contraigo, me doblo, me relajo, hacia adelante, atrás…) Por tanto, rememorando este programa por medio de un movimiento (el del pie) facilito posteriormente el otro movimiento (el del cuello). Es así como razona el cuerpo y por tanto coordina todo en el interior de este programa de funciones, que no contempla nunca un cuello que se mueve por si mismo, sino siempre en el contexto de un conjunto de movimientos coordinados por el mismo programa del sistema nervioso.
P: Me resulta un poco complicado entender a qué reflejos se refiere Vd. y de qué manera el hecho de evocarlos se traduce en un resultado ventajoso para el deportista.

R: Para poder entender hay que tener en cuenta que el sistema nervioso trabaja por medio de capas o estratos, de las cuales las más profundas y antiguas son el cerebro reptil y el mamífero, mientras que la corteza cerebral, que es la sede natural del pensamiento abstracto y de la consciencia es lo que va colocado en la capa superficial. Dado que las bases naturales del movimiento son en realidad las estructuras más arcaicas del sistema nervioso, cuanto más profunda sea la capa que coordina el movimiento, más integrado y eficaz será el resultado. Por otra parte, cuanto más superficial sea la capa que lo produce, tanto más “pensado” tenderá a ser el movimiento y por tanto descoordinado, mecánico, fragmentado. Esto ocurre porque si el movimiento está ligado a la racionalidad, es decir guiado por estructuras nerviosas más recientes, las neuronas involucradas son muy numerosas, y no están integradas entre sí de una manera tan eficaz.
Por ejemplo: si en el nivel más profundo del sistema nervioso solo bastan un cierto número de neuronas del cerebro “reptil” para coordinar un movimiento, el mismo movimiento, elaborado a nivel cortical, exige el esfuerzo de millones de células. Seguramente podemos confiar en las neuronas más antiguas que han ido afinando sus funciones durante millones de años. En los centros primitivos hay una inteligencia coordinadora que sabe siempre qué es lo que tiene que ocurrir en el transcurso de un determinado movimiento (por ejemplo: cuándo y cuánto contraer y cuándo y cuánto relajar) mucho mejor que lo que uno podría saber de forma consciente. Cuando en vez de producir un gesto de forma consciente evocamos un reflejo, se activan centros nerviosos muy primitivos en los cuales cada movimiento que tenga un sentido o una habilidad específica, tiene ya una representación integrada de la máxima eficacia posible.

P: ¿Dice Vd. que el sistema nervioso, en la zona más profunda, distingue mejor que la zona cortical del cerebro la manera más eficaz de ejecutar un determinado movimiento?

R: Efectivamente. La diferencia reside en el hecho de que mientras la corteza cerebral tiende a “aislar” los diferentes movimientos (exactamente como se hace en la enseñanza convencional), el sistema nervioso conoce con precisión la posición concurrente de cada parte del cuerpo capaz de garantizar la máxima eficacia para alcanzar un objetivo. Esta es la razón por la cual muchas criaturas (por ejemplo la serpiente, que es como una espina dorsal desnuda) tienen de forma natural una coordinación, una eficacia, y elegancia de movimiento impensables en la mayoría de los seres humanos.

P: ¿Decía Vd. anteriormente que la característica de un campeón es su capacidad para alcanzar su estado de forma natural?

R: Más concretamente. Creo que el campeón instintivo es aquel que interfiere menos en el estado natural que he descrito.

P: ¿Por tanto un ‘campeón natural ’no tiene por qué ser especialmente inteligente?

R: Al contrario. Sé que parece paradójico, pero dado que estas personas manejan todos los movimientos al nivel de los centros nerviosos más antiguos, en los niveles superiores, tienen a su disposición una inmensa cantidad de neuronas que son libres, por lo tanto accesibles a la inteligencia, la percepción, orientación, al sentido de contexto. Así que en el momento en que entran, por ejemplo, en el área de castigo, pueden valorar con mucha más tranquilidad que otros la situación en el terreno, como si todo se desarrollase a cámara lenta. En resumen, delegar el movimiento a los reflejos naturales no impide en los más mínimo, incluso ayuda, a acceder simultáneamente a los centros superiores para otros objetivos.

P: ¿De qué forma entonces la inteligencia o la conciencia interfieren en el acceso a un reflejo espontáneo?

R: Nada ni nadie mejor que el cuerpo para saber exactamente qué hay que hacer para producir un movimiento verdaderamente eficaz. Hay movimientos que un animal o un ser humano en buena salud nunca harían espontáneamente – como por ejemplo tumbarse boca arriba y levantar las piernas extendidas para fortalecer los abdominales. Racionalmente es un movimiento que podemos pensar, pero desde un punto de vista evolutivo nuestro cuerpo no ha sido programado para realizar movimientos inútiles como éste desde el punto de vista funcional.

Por esta razón, dentro del conocimiento que tenemos de los reflejos profundos del cuerpo, sería importante comprobar cualquier movimiento que se lleva a cabo durante los entrenamientos, para saber si son movimientos basados en reflejos existentes o si acaso pueden llegar a destruirlos por causar una interferencia.

P: Me gustaría profundizar en una afirmación que Vd. acaba de hacer sobre el hecho de que el cuerpo humano no está programado para realizar movimientos inútiles.

R: Así es. El ser humano puede ‘pensar’ una cantidad enorme de movimientos, pero cuando éstos no corresponden a los reflejos existentes al nivel del sistema nervioso, en vez de favorecer el funcionamiento del cuerpo lo dificultan. Hacer un estiramiento de los miembros es un ejemplo típico de movimiento ‘extraño’. A lo mejor estaría fuera de lugar en un contexto coreográfico, pero un mono jamás se movería con las dos patas estiradas al mismo tiempo, y creo que nadie puede negar que este movimiento sea infinitamente más eficaz que el del mejor bailarín clásico. Muchas artes marciales tienen en cuenta esto, al igual que algunas técnicas de conciencia corporal como el Taiji quan (Tai chi chuan) o el método Feldenkrais – especialmente práctico para aquellos que quieren mejorar su actividad deportiva.

P: ¿Qué tiene que ver el movimiento de un deportista con el de un animal?

R: El movimiento de un animal, al igual que el de un cuerpo humano, nunca se produce en un eje simple sino que siempre es espiral, es decir en los tres ejes a la vez (vertical, horizontal y sagital). Si observamos a un mono saltanto de rama en rama, inmediatamente nos daremos cuenta cómo su movimiento nunca es solo sagital, sino cómo todos los movimientos de su cuerpo, hasta el más ínfimo describen espirales. En las técnicas convenciales de entrenamiento deportivo, casi no existe ningún movimiento que facilite esta espiral, tan profundamente registrada en nuestro patrón de movimientos. Todos los ejercicios se llevan a cabo en un solo plano, por ejemplo el vertical para todas las flexiones laterales, el horizontal para la rotación, el sagital para las flexiones y las flexiones hacia delante y hacia atrás.

Cuando no evocamos un movimiento espiral, lo que ocurre al nivel del sistema nervioso es una fragmentación de los reflejos. Es como si nos moviesen el suelo; a la larga produce daños. Este movimiento espiral de todo el cuerpo es absolutamente evidente y espontáneo en el niño pequeño que pasa de gatear a sentarse. El bebé nunca hubiera soñado con levantarse siguiendo un eje sagital. Es una verdadera lástima que en tantos tipos de gimnasia, entrenamiento deportivo, adiestramiento militar, todos los movimientos estén aislados, y no hacen nunca uso de la integración dinámica de los tres planos sobre los cuales la acción se desarrolla naturalmente, finalizando por establecer el predominio de un eje sobre los otros dos, incluso en movimientos espontáneos.

Sin embargo, con un trabajo específico sobre el cuerpo siempre se puede restablecer la habilidad para moverse de forma eficaz- cosa que, entre muchas otras, nos pone inmediatamente en contacto con el placer del movimiento.

P: ¿Existen disciplinas deportivas que tengan en cuenta estos aspectos?

R: En términos generales, la disciplina misma no cuenta tanto como el modo en que se pone en práctica. Si haciendo deporte utilizamos movimientos que fragmenten (por ejemplo el uso de solo una parte del cuerpo sin implicar a las demás, o el uso rígido de un plano solo) el resultado será la destrucción de los recursos naturales del cuerpo. El resultado casi siempre es un dolor, un esguince, una hernia de disco. El atleta que se mueve mal, cuanto más entrene y compita, más daño le causará a su cuerpo: lo agota. Por el contrario, cuanto más utilice los reflejos espontáneos, movimientos naturales y completos, más rejuvenecido estará, se integrará y se sentirá mejor al final de una competición.

Por ejemplo, Edwin Moses, el atleta que dominó durante casi una década el escenario de los 400 m vallas, no solo no se agotó sino que gradualmente fue mejorando porque trabajó activamente con sus reflejos siendo consciente de ellos. No ha sido por casualidad que utilizara el método Feldenkrais con un colega mío americano… No cabe la menor duda de que era un atleta que conseguía de forma natural este tipo de fluidez; en realidad era un placer verle correr.

P: ¿Qué es lo que puede interrumpir este tipo de fluidez en un atleta que la alcanza naturalmente?

R: La falta de auto-escucha. El campeón ‘natural’ confía en la sensación interna que recibe del movimiento, en la ‘sensualidad’ que puede existir en el movimiento deportivo, y en su placer físico. Esto es lo que le confirma que se está moviendo dentro de un reflejo espontáneo. Sin embargo, cualquier sensación de esfuerzo, de cansancio, de dolor le indica que se está moviendo en la dirección contraria. No prestarse atención a uno mismo quiere decir jugar contra uno mismo.
De cualquier forma, la cuestión de fondo está ahí: qué tipo de resultados se quieren obtener. Incluso yo mismo, en mi vida deportiva, encontré a un entrenador, fallecido recientemente, que a pesar de utilizar métodos que nos dejaban a todos aterrados, consiguió que muchos atletas llegaran a conseguir récords nacionales.

Por ejemplo Caldana, del Atlético Riccardi, al principio nos mandaba hacer entrenamientos muy cortos porque estaba convencido de que, a largo plazo, resultaba más beneficioso dar dos vueltas en la pista con soltura que diez bajo presión. Y en realidad, la característica más llamativa de sus atletas era la ligereza, flexibilidad y la ausencia de accidentes. Relación entre estrategias de entrenamiento y accidentes

P: ¿Existe entonces una relación entre las estrategias de entrenamiento y el número de accidentes en competiciones deportivas?

R: Un accidente es una señal de que ya no hay una integración plástica del movimiento, que hay una interrupción en la distribución del esfuerzo por todo el organismo, una distribución que actúa gracias a la fascia, que es el tejido que envuelve y conecta las distintas partes del cuerpo entre sí, desde las vísceras hasta los músculos y los huesos. Un accidente indica que la integración funcional del organismo determinada por la fascia, el único sistema que se extiende por cada rincón del cuerpo, se ha roto en ese punto. Una hernia de disco nos indica exactamente cual es el punto de ruptura.
El organismo no-integrado o el atleta que no le presta atención a la escucha interior continúa hasta que se rompe.
El organismo integrado distribuye lo más posible el esfuerzo, realiza cualquier movimiento con todo el cuerpo hasta que percibe signos de saturación. Entonces sabe que tiene que parar. Cuanto más aumente el esfuerzo, más tenderá el cuerpo a aislar el movimiento. Y un tendón roto, una fractura en un organismo integral indica un rechazo a sufrir un estrés adicional. Pongamos por ejemplo una carrera de resistencia: al principio, cuando hay poco cansancio, el cuerpo sigue haciendo otras cosas además de correr: piensa, hace la digestión, mira alrededor…todas las cosas que, como gradualmente el esfuerzo se vuelve más exigente, no puede permitirse hacer. Una característica típica de las situaciones competitivas es un estado de conciencia alterado en el cual desaparece el pensamiento porque supondría una interferencia. También la mente se libera de todo aquello que en ese momento requiere energía y atención. El atleta que corre hasta su límite es como si solo fuese su propio sistema circulatorio. El aparato digestivo, el sistema nervioso y todo lo demás- es como si hubieran desaparecido. Todos los sistemas requeridos por la acción participan, mientras que los demás permanecen a la sombra para soportar lo que está ocurriendo.

P: Me gustaría saber más sobre la forma en que la fascia distribuye el esfuerzo por todo el cuerpo.

R: El cuerpo humano está coordinado por el sistema nervioso y por medio de este especialísimo tejido que se presenta como un sistema ‘continuo’. Cada movimiento puede convertirse en más beneficioso o más eficaz precisamente actuando sobre este tejido, que conecta cada parte del cuerpo y que puede ser estimulado de tal forma que convierta el movimiento en lo más extenso posible (como podría ser útil por ejemplo para un jugador de baloncesto) o tan sagital como posible (como en el caso de un esgrimidor o un nadador) o tan organizado como sea posible para trabajar a la máxima velocidad.

Si pensamos en la fascia como si fuera un pedazo de tela sujeto por todos lados por mucha gente, se ve de inmediato cómo la extensión total no solo depende de la persona que en cierto momento esté sujetando, sino también en cómo colaboran los demás. El programa correcto es aquel que conoce el mejor movimiento de todos aquellos que están sujetando la tela, para que la forma de la fascia sea lo más eficaz posible en ese momento.

P: ¿Y cómo ocurre esto en términos prácticos?

R: Cuando por ejemplo un jugador de baloncesto extiende un brazo, lo que ocurre en la fascia del tronco, el cuello, los hombros, el mismo brazo, y además en los órganos internos, el corazón, las vísceras , un pulmón con respecto a otro, es que al moverse todos de forma correcta le proporcionan al brazo una ‘presencia’, una fuerza y una sensibilidad inimaginables que no existirían si el brazo se moviese de forma desconectada con respecto al resto del cuerpo o los órganos internos- tan frecuentemente olvidados en la práctica deportiva. Historias como la de una madre que consiguió levantar ella sola un coche para salvar a su hijo que estaba atrapado debajo son posibles porque, en casos excepcionales, el sistema nervioso recupera todos los recursos internos disponibles, reorganizando temporalmente el cuerpo entero con sus reflejos más profundos y por tanto expandiendo mucho más lejos los límites de la capacidad cotidiana de la persona.
Esta cualidad, esta expansión de la coordinación óptima entre sistema nervioso y fascia están presentes en el ejercicio de muchas disciplinas orientales. El maestro de Taiji Quan (Tai Chi Chuan) quien con su brazo estirado hacia delante consigue sostener a dos alumnos en el aire, es un ejemplo clarísimo de un sistema vital tan organizado que el brazo responde en ese momento con toda su capacidad. Con técnicas apropiadas de trabajo corporal, esta cualidad puede evidentemente desarrollarse y cultivarse técnicamente aún sin una práctica espiritual como el Zen o en una emergencia, cuando un niño está en peligro mortal.

P: Ya hemos hablado de las ventajas de los movimientos espontáneos sobre los movimientos ‘estudiados’. Sin embargo hoy en día se habla mucho de distintas técnicas, desde el simple entrenamiento para mejorar las prestaciones deportivas, hasta la meditación y el biofeedback. ¿Qué piensa de ello?

R: Todas pueden ser útiles mientras sigan la dirección mencionada. Pero lo que a mí me parece especialmente apasionante y también beneficioso es centrar la práctica de la meditación en todo lo que se está haciendo. Me explico: si a mí lo que me interesa es correr, entonces en vez de meditar sobre algo que no tenga nada que ver, puedo perfectamente meditar (es decir, dejar de pensar y centrar la atención en una sola cosa) en el movimiento de la pelvis mientras corro, es decir entrando en detalle en cualquier minúsculo movimiento de los huesos. Este tipo de meditación añade dos ventajas importantes a la simple actitud meditativa, que ya de por sí tiene su propia utilidad. Sobretodo un aumento en la capacidad de sentir todo lo que le ocurre al cuerpo, que a su vez produce un aumento en la calidad y la eficacia global de la prestación, seguida por la optimización del movimiento específico que deriva de este tipo particular de atención.

Entrevista extreta de la web:

http://www.bodythinking.com/es/Capitoli/Sport/dove.html